Archivo de la etiqueta: música cubana

Eduardo Tiburón Morales, orgullo de una ciudad

0 HOMENAJE TIBURON 1

Un sentido homenaje a ese ícono de la música popular que es Eduardo Tiburón Morales protagonizaron diferentes actores de la cultura en la ciudad de Santiago de Cuba.

La cita tuvo lugar en el Museo de Música de la ciudad santiaguera y contó con la participación de familiares, amigos y autoridades de la cultura en el territorio.

Fue una actividad íntima en la que se reconocieron una vez más los aportes de Tiburón a la cultura santiaguera y cubana.

0 HOMENAJE TIBURON 2

En la ocasión se recordó la amplia trayectoria artística de la voz líder del grupo Son 14, cuyo estilo inigualable aún hoy es aplaudido en todos los escenarios donde se presenta.

El encuentro fue amenizado por el Septeto Moneda Nacional, agrupación con la cual Tiburón Morales realizara recientemente varias colaboraciones, que gozan de gran aceptación popular y son promovidas tanto por la radio como por la televisión nacional.

La Jornada por el Día de la Cultura Nacional en Santiago de Cuba ha incluido además variadas actividades tanto en espacios abiertos como en las diversas instituciones culturales. Conciertos, exposiciones, galas y puestas en escena, se suman a acciones en los diferentes barrios y focos culturales, todos con el afán de reconocer y defender los valore de nuestra cultura.

Charlie Aponte en la Casa de la Trova Santiaguera

Charlie Aponte en Santiago de Cuba
Justo en el horario del medio día, cuando el calor característico de Santiago de Cuba llega a su máxima expresión, irrumpe la música en el salón principal de la Casa de la Trova Santiaguera y entre cantos y toques sube la temperatura a niveles inmedibles.
Pero me atrevo a asegurar que este 11 de enero los termómetros se rompieron, cuando Charlie Aponte, vocalista del Gran Combo de Puerto Rico, compartió escenario con el Septeto Santiaguero y el conocido intérprete Eduardo “tiburón” Morales, en la legendaria Casa de los músicos santiagueros.
El hecho sucedió de manera natural y espontánea. Lo cierto es que todos los presentes se sintieron emocionados cuando Charlie y otros tres integrantes del Gran Combo de Puerto Rico subieron al escenario y acompañados por el Santiaguero hicieron gala de su maestría artística.
Y como si esto no fuera mucho a la fiesta se sumó Eduardo Tiburón Morales, figura destacada de la música cubana. Juntos interpretaron “Cristinita” de la autoría de José “Pepe” Sánchez, en versión del Septeto Santiaguero y Cuestiones del Amor, tema de Adalberto Álvarez popularizado por “tiburón” y el Conjunto Son 14 en la década de los 80.
Como recuerdo y muestra de los lazos de amor que unen a los pueblos de Cuba y Puerto Rico, el artesano artista Humberto Campos, fabricante de instrumentos de percusión, le obsequió un Güiro a Charlie decorado con la bandera Cubana; la dirección de la Casa de la Trova Santiaguera le hizo entrega de una colección de discos de música cubana a cada músico visitante; y el Septeto Santiaguero le entregó un ejemplar del CD “Vamos pa´ la fiesta” su más reciente producción discográfica, Premio CUBADISCO y nominado al Grammy Latino.
El intercambio fue sin dudas disfrutado y agradecido por el público asiduo a este espacio y por todos los que se acercaron atraídos por la buena música hecha desde el corazón; y desde ya se suma a los grandes acontecimientos que así, de manera casual se inscriben en la historia de la Casa de la Trova “Pepe” Sánchez.
En un cierre de lujo todos los artistas se unieron en una gran improvisación que se ganó los elogios de los presentes, y dejó en todos el sabor de los momentos únicos.

Alejandro Almenares: “Más lindo que esto no hay nada”


La cita estaba pactada para las 10 de la mañana en la Casa de la Trova de Santiago de Cuba, “José (Pepe) Sánchez”, y, por supuesto, no podía ser en ningún otro lugar. Alejandro Almenares había sido claro al expresar el significado de este sitio para su carrera como acompañante de intérpretes de música tradicional cubana.

Este santiaguero, que se ha ganado el reconocimiento de sus coterráneos y de quienes lo conocen por su amplia trayectoria, posee un elevado sentido del ritmo y un oído privilegiado, características sumamente necesarias en un guitarrista acompañante, labor mayormente desempeñada por nuestro entrevistado.

Santiaguero de “pura cepa”, hombre humilde y amante de la familia, se acomoda en un taburete de la casa común de los trovadores en Santiago, y al tiempo que enciende su tabaco, con la picardía de quien ha vivido mucho, nos comenta sobre su niñez y juventud en un hogar humilde cubano. Sonríe y luego de tomarse unos minutos confiesa que lo recuerda todo, “como si lo estuviera viviendo todavía”, y rápidamente apunta “una buena niñez, una buena vejez”. Nuevamente la sonrisa afable mientras asiente con la cabeza.

Hijo de Ángel Almenrares, auténtico trovador santiaguero quien formó un histórico dúo con Ramón Márquez, quien junto a este y Virgilio Palais, Miguel Ángel Jústiz, Anselmo Lainati y otros trovadores fundaron la Casa de la Trova santiaguera, la más famosa de Cuba. Por ello no es extraño que tras haber vivido una larga trayectoria musical, Alejandro Almenares nos confiese que todo cuanto sabe hoy de la música se lo debe a su padre, de quien expresa con orgullo: “fue un gran músico, y lo único que yo hice fue seguir el mismo sendero de mi padre, hasta la fecha”, “y que buena sea”, se apresura en decir.

La guitarra, su inseparable compañera, es parte ya de su vida pues considera haber descubierto todos sus secretos. Y a ella, según nos cuenta, le debe también muchos de los placeres que le ha dado la vida en su labor como músico, entre los que se encuentran “el haber acompañado a muchas personas preciosas y valiosas como María Remolá, Elena Burque, Omara Portuondo, Dominica Borge, entre tantos”.

Carpintero de oficio fue un poco más allá y se adentró en el mundo de la fabricación de instrumentos musicales llegando a ser reconocido como tal, labor que aprendió junto al fallecido Rigoberto Echevarria (Maduro), y que desempeña hasta el presente.

Sobre la reapertura del local fundacional de la Casa de la Trova santiaguera nos dice feliz: “esto es maravilloso, yo me siento muy feliz, porque no pensé que esto volviera a estar así, como era antes”. Seguidamente recuerda cómo trabajó en la inauguración de este sitio hace más de 4 décadas: “en la elaboración de los cuadros del interior del local, en la tarima, en la reparación del viejo refrigerador, y en tantas cosas”. “Me siento súper orgulloso de que esto vuelva a ser como era antes, o que está siendo ya como era antes”.
Luego nos acerca al Almenares de todos los días, y se define como alguien: “siempre jovial, risueño, contento”. “Tengo que vivir así, feliz, con mi tabaquito y mi musiquita, para deleitarme y deleitar a los demás, con esas cosas lindas que tiene la vida, porque esa es mi vida y así me voy a morir, en esas cosas preciosas que tiene la vida”.

Entonces se impone una pregunta: ¿Qué es Santiago para Almenares”, y la respuesta viene como del fondo del alma cuando dice: “Oh, esto es mi vida, pudiera vivir en La Habana hace años, pero no yo, yo mi chaguito, mi chaguito, yo soy de aquí, “tivolicero”, “trochero”, mi mundo está aquí, de aquí no hay quien me saque, puede haber lo más lindo en el mundo, pero más lindo que esto no hay nada, para mi, ese es mi criterio, respeto el de los demás”.

Y como todo trovador, se inspira antes de la despedida y dedica a esta reportera estos hermosos versos que demuestran porqué es la trova un género que sobresale por la reverencia al amor y la belleza: “Carita anacarada, eres mi adoración, con tu boca bonita y ojitos en bondón, tu pelo es sedoso, que rostro tan hermoso, donde lo he visto yo que me ha robado el corazón, en cuadros y en revistas no he perdido la pista de tu imaginación, carita anacarada, carita anacarada, eres mi adoración”.

Presentan en Santiago documental sobre la vida de Enrique Bonne Castillo


La sencillez que ha caracterizado siempre al santiaguero Enrique Bonne Castillo, pudiera ser el hilo conductor del documental “No quiero piedra en mi camino” de los realizadores Carlos Alberto Fernández y José Aquiles Virelles. Producción que junto a un libro digital, una colección de fotografías y una compilación de la música compuesta por este autor componen un DVD que estará representado en el Festival Cubadisco 2011. Este evento por primera vez sale de La Habana para celebrarse en la cuna del son, Santiago de Cuba, ciudad que inspiró muchas de las canciones del reconocido creador.

Durante la presentación de “No quiero piedra en mi camino” el maestro Enrique Bonne Castillo recibió la primera copia del material audiovisual; que también se le entregó a Alberto Lescay, director de la Fundación Caguayo, institución que apoyó en la realización del proyecto.

En esta oportunidad Bonne expresó sentirse un hombre con suerte al protagonizar un documental como este, que para él vale la pena, y que representa el cariño que por él sienten muchas personas en Cuba.

“Este hombre jamás le ha dado epifanía a la vulgaridad. Su gracia en el Son, en la guaracha y demás géneros manifiestan respeto y sana picardía. No ofende, no utiliza la grosería que se pretende graciosa. Su estilo lleva del primor mañanero, el caer del rocío y el acomodo de las ramas al venir la noche”, expresó el poeta Marino Wilson Jay en el prólogo a este DVD.

De la autoría de Enrique Bonne son los títulos “No quiero piedra en mi camino”, “Qué me digan feo”, “Se tambalea”, “Si me faltara el carnaval”, “Dame la mano”, “Suenan las campanas” y “Penca”, muchos de los cuales formaron parte de la vida de varias generaciones de cubanos.

La presentación se realizó en la sede de la filial de la UNEAC en Santiago de Cuba, y estuvieron presentes miembros de sus miembros en este territorio.

NG la Banda festeja junto a los santiagueros advenimiento de aniversario 22 de la orquesta

ng la banda
La popular orquesta NG la Banda protagonizó en Santiago de Cuba un gran concierto con motivo del cumpleaños 22 de la agrupación y los festejos por los aniversarios de 49 de la Organización de Pioneros José Martí y 48 de la Unión de Jóvenes Comunistas. Presentación que también celebra el 20 aniversario de la Agencia de Promociones Artísticas y Literarias, ARTEX, perteneciente al Ministerio de Cultura.

Con esa energía asombrosa que siempre lo ha caracterizado José Luis Cortés dialogó con los santiagueros desde el escenario, en una cita que “se debe repetir como lo merece el público santiaguero”. Una noche en la que la orquesta se mostró inmensa con un recorrido por los temas de mayor arraigo en el gusto popular.

Considerada una de las grandes orquestas surgidas a finales de los años 80 en Cuba, “NG la Banda” dio muestras de su buena salud, al hacer un uso certero de los recursos más notables de la música bailable cubana: el montuno, los tumbaos, los estribillos y los coros pegajosos que hacen gozar al público bailador.

El concierto tuvo lugar en el Cabaret “Son América” de la ciudad de Santiago de Cuba, instalación que desde su remozamiento capital ha recibido a parte de lo mejor de la música popular bailable cubana como es el caso de “La charanga habanera”, “Bamboleo” y “Pachito Alonso y sus Quini Quini”. El mismo escenario donde en sus inicios “El Tosco” demostró que los nuevos ritmos que proponía eran bien decodificados por el público bailador, en una época en la que todavía muchos no estaban convencidos de que la banda triunfaría.

José Luís cortés manifestó su interés de regresar con todo su grupo de trabajo: orquesta de cámara y banda para mostrar todo el trabajo que viene realizando.

Celebran concierto por los 15 años del Septeto Santiaguero

15 años Septeto Santiaguero

15 años Septeto Santiaguero


Tradición, cubanía y buena música a cargo del “Santiaguero” en el centro Cultural Rialto de la ciudad de Santiago de Cuba. Una oportunidad inigualable para disfrutar del estilo de este grupo que escogió celebrar junto al público su décimo quinto aniversario. Entre los invitados el nonagenario Reynaldo Creach, el cantautor José Aquiles, el Dúo de los hermanos Iglesias y el cantante Iván Rodríguez.

El Septeto Santiaguero es una de las formaciones soneras de Santiago de Cuba. Su historia se remonta al 1962 con la fundación de “Melodías del Ayer”, agrupación a la que debe sus primeros pasos.

Bajo la dirección de Fernando Dewar, en todos estos años, el Septeto Santiaguero a consolidado su vocación sonera. El formato actual recoge una gran variedad sonora, que le faculta para la interpretación de un amplio abanico de ritmos como el son, la guaracha, el bolero, la guajira y el guaguancó, que forman parte habitual de su repertorio.

La agrupación ha grabado cinco discos compactos con la Disquera Nubenegra con la que tiene un contrato en exclusivo: “Septeto Santiaguero”, 1998; “La pulidora”, 1999; “La Chismosa”, 2001; “Para los bailadores”, 2002 y “Los Mangos bajitos”, 2005.

Se presenta habitualmente en El Salón de los Grandes de la Casa de la Trova y la Casa de la Música de Santiago de Cuba, además de llevar su música a diferentes escenarios internacionales.

Para el septeto santiaguero es primordial llevar alegría, arte y cultura y todo aquel que decida compartir su música. El concierto protagonizado por el Septeto Santiaguero también saludó los 10 años de la Agencia de Representación de la Música Tradicional Son de Cuba a la cual pertenece y los 30 de los Estudios Siboney de la Egrem.