Archivo de la etiqueta: Add new tag

Tiembla otra vez la tierra en Santiago de Cuba, todo en calma

Este 12 de abril de 2010 aproximadamente a las 10:40 pm, un fuerte ruido acompañado de esa sensación de desconcierto que solo pueden entender los que han sentido un temblor de tierra, aceleró mi corazón y me hizo abandonar mi trabajo en la computadora.

Un nuevo sismo en la región oriental de Cuba, la gente sale a intercambiar sobre la experiencia, todos comentan: los que lo sintieron y los que no, sin embargo hay calma.

Pocos minutos después vuelvo a la computadora y comparto esta experiencia que siempre, siempre nos impresiona. Luego pretendo continuar con mi trabajo de tesis, pues para hacer una maestría definitivamente hay que tener nervios de acero (esto es para relajar las tensiones).

Espero pronto conocer los detalles y darlos a conocer por esta vía.

Davisín y los demonios de la vida

p1013735
” Tú flotas sobre todo,
Hijo del alma”
José Martí

Muchos son los reclamos de algunos lectores sobre la ausencia de noticias relacionadas con Davisín en el 2010. Otros se preguntan cómo le va a esta madre periodista en su afán de comunicar al mundo las peculiaridades de su vida junto a un ser que a todas luces se revela especial.

Pues les cuento que los demonios de mi vida definitivamente no han sido lo suficientemente fuertes ante la sonrisa cómplice de ese niño que en una ocasión confesé que es mi mayor tesoro. Como todo ser humano tengo momentos en los que sucumbo a los deseos de dejar el tiempo correr como simple espectadora. Pero vuelve Davisín y me hace tomar parte en el asunto.

Hoy les propongo reflexionar sobre un tema donde como siempre el protagonista solo puede ser uno, ¿acaso tengo que nombrarlo?

Sin más dilaciones les diré que recientemente una colega santiaguera, quien por cierto ya tiene su propio blog, tema para otro material, me comentaba su interés de hacer un reporte sobre la familia cubana de estos tiempos, pero enfocada a los roles del hombre y la mujer en la misma. Esta idea me dejó pensativa y aunque no pretendo robarla en lo más mínimo me hizo pensar en la mía, en la de mi vecina del apartamento de enfrente, la de mi tía de Holguín, la de mi amiga Celia, etc, etc, etc; pero no pude evaluar el desempeño de los roles y me vi obligada a enfocarme en la composición.

Y sin llegar a conclusiones científicas, pues me imagino muchos especialistas en la materia lo hagan, creo que es realmente un fenómeno a todas luces. Miren, ninguna de ellas se compone de mamá, papá e hijo(s). Y como no tengo licencia para hablar de las otras allá mi mejor ejemplo.

Este núcleo familiar, donde se desarrolla la vida de Davisín, se compone de abuelo, abuela, tío, madre y por supuesto Davisín. ¿Pero es que acaso este bebé no tiene padre?, sí, por supuesto que sí, y lo quiere mucho y está casado con su mamá, y comparte buena parte del tiempo con él, aunque no vive. El tío también le dio a Davisín un primito, que también pasa algunos días a su lado.

Y muchos se preguntarán ¿Dónde está el problema aquí? La explicación simple es que Davisín es hijo de un matrimonio que convive separado por cuestión de espacio y falta de oportunidad. Un área de 5 x 3 metros es a la vez habitación, oficina de trabajo y sitio de reunión familiar.

La explicación compleja es que la situación de la vivienda en Cuba continúa entre los principales temas a solucionar en los momentos actuales. Es uno de los tantos problemas que hacen del ingenio humano una bendición y de la capacidad creativa de los cubanos una voluntad.

Lo agradable en esta familia de Davisín, como muchas en este país, es que lo atípico de la misma no interfiere en el cariño ni en los sentimientos, componente esencial para su desarrollo feliz, y para que salga airoso en esta disputa con los demonios de mi vida.