Archivo de la etiqueta: 30 de noviembre

Sesionará evento científico sobre la lucha clandestina

25 NOV 30_noviembre
Por Marlene Montoya Maza

Santiago de Cuba, 26 nov.— Alrededor de 40 trabajos se presentarán hoy en el Primer Taller Científico Visión Múltiple de la Lucha Clandestina, que sesionará en esta ciudad para profundizar en esa etapa revolucionaria y sus principales protagonistas.

Tendrá un destaque especial Frank País García, quien fuera máximo guía y organizador, de la lucha clandestina, y otros ex-combatientes y familias con una presencia en esa página de la historia de Cuba.

Serán tratados, además, temas como el Movimiento 26 de Julio: hechos y misiones, la propaganda, otras organizaciones revolucionarias y su papel en la lucha clandestina y la huelga del nueve de abril de 1958 y sus diferentes escenarios en el país.

El evento profundizará en la familia País García, como paradigma de formación ética, Frank en su condición de estudiante y dirigente en la Escuela Normal para Maestros de Oriente, su labor de educador, formación religiosa y su faceta de dirigente revolucionario.

Especial énfasis tendrá el levantamiento armado del 30 de noviembre de 1956, organizado por el joven santiaguero.

Esa acción tuvo como propósito desviar la atención de las fuerzas de la dictadura batistiana para apoyar el desembarco de los expedicionarios del Yate Granma.

Participarán en el taller historiadores, investigadores, combatientes y estudiantes de la Universidad Pedagógica de esta urbe oriental que lleva el nombre del Jefe de Acción y abotaje del Movimiento 26 de Julio.

30 de noviembre: Santiago de verde olivo

Este 30 de noviembre se conmemora el aniversario 56 del levantamiento armado de la ciudad de Santiago de Cuba liderado por Frank País García.

Una vez recibido el telegrama remitido desde México “obra pedida agotada”, el objetivo de la acción ya estaba marcado: inmovilizar al ejército en Santiago de Cuba hasta que el Granma desembarcara.

Y fue entonces cuando Santiago amaneció de verde olivo, uniforme que por primera vez usaban los soldados de la Revolución. La ciudad toda cooperó enardecida en el levantamiento revolucionario y el ejército batistiano sufrió el asedio de los combatientes. Muchas fueron las puertas abiertas y los techos y patios prestados para el escape.

“Era hermoso el espectáculo de un pueblo cooperando con toda valentía en los momentos más difíciles de la lucha.” Expresaba Frank sobre el memorable e histórico suceso.

En santiago los revolucionarios mantuvieron el control de las calles durante varias horas, mientras la jornada insurreccional se extendía a otras zonas del oriente.

La pérdida de tres preciosas vidas: Pepito Tey, Tony Alomá y Otto Parellada fue el precio que se tuvo que pagar. Sangre joven y valerosa que regó el suelo de la patria como contribución de todo un pueblo por el sueño de verla libre y soberana.

Uniforme verde olivo: orgullo de una ciudad

El alzamiento del 30 de noviembre en Santiago pasó a la historia de Cuba como uno de los eventos trascendentales de la última gesta libertaria. La firmeza de los combatientes, la heroicidad de todo un pueblo y el cumplimiento del deber se entrelazan para mostrar el camino hacia la victoria definitiva.

Pero también enmarca un momento significativo que constituyó motivo de orgullo para todos los que de una forma u otra tomaron parte en los acontecimientos: el uso por primera vez del uniforme verde olivo. El mismo desde entonces acompañaría a los luchadores cubanos hasta el primero de enero de 1959.

Cuentan algunos de los protagonistas que Frank País lo usó desde la noche anterior a los hechos, y que cuando ocuparon la casa de Santa Lucía y San Félix, devenida Cuartel General, “estaba radiante y su rostro estaba como iluminado.”

“El combate estaba en progreso y las órdenes se impartían a la vez que se recibían informes”. Santiago todo era señal de que las ideas justas pronto se impondrían. “Y aunque militarmente fracasó la acción, si se tiene en cuenta que el objetivo fundamental no se logró”, el cometido de distraer a las fuerzas armadas de la tiranía sí se cumplió con creces.

Y cada 30 de noviembre vuelve Santiago a honrar la valentía de aquellos jóvenes que estuvieron dispuestos a dar su vida por la Revolución. Las calles por donde se trasladaron hasta sus objetivos; las viviendas donde se refugiaron y recibieron atención médica; la gente que tomó parte antes, durante las acciones y después cuando fue preciso proteger algún joven de las garras de la tiranía, se yerguen en pie de lucha.

La ciudad adquiere entonces un matiz singular al vestir con orgullo su uniforme verde olivo, como aquel glorioso día de la historia patria.
frank-pais