Archivo por meses: Febrero 2014

Por una ciudad más bella, higiénica, ordenada y disciplina


Por una ciudad más bella, higiénica, ordenada y disciplina trabajan los santiagueros por estos días. Objetivo que compromete a los habitantes de esta hermosa ciudad, y muestra el camino cuando todos se alistan para la celebración de su 500 cumpleaños.
Para que se tenga una idea, aquí se labora en un amplio plan de obras constructivas que van desde la reanimación, reparación y revitalización de edificaciones añejas del centro histórico, hasta el levantamiento de nuevos asentamientos poblacionales en diferentes puntos de la urbe.
Diariamente se ve el ajetreo de constructores, restauradores y pobladores de Santiago en el afán de llevar a término la colosal empresa.
Por otro lado se adoptan todas las medidas para que las calles permanezcan limpias, se respeten las regulaciones para los espacios públicos y se retomen y fomenten las normas elementales de la disciplina y la educación formal.
Empeño en el que se involucran tanto a trabajadores de comunales, inspectores populares, maestros y la familia santiaguera en general, pues bien es sabido que son muchos los factores que influyen en el comportamiento de los seres humanos, cuando de convivencia se trata.
Sin embargo mucho falta aún para sentirse satisfechos con lo logrado, es necesario que se involucren más las organizaciones de masas del territorio, para lograr que este objetivo que hoy constituye prioridad para las instancias gubernamentales, se convierta en una meta a conseguir en el día a día de cada santiaguero.

Realizan IV Taller de Música Popular Tradicional Ñico Saquito

taller 1
Con el objetivo de mantener el legado y la vigencia de la música de Ñico Saquito tuvo lugar en esta ciudad la IV edición del Taller de Música Popular Tradicional Ñico Saquito.
Con el título de “Todo Ñico” y la presencia de especialistas y familiares del artista se realizó este encuentro donde se analizaron facetas de la vida artística y política del destacado santiaguero.
En tal sentido el director artístico teatral José Pascual, pini, utilizando la narración y auxiliándose de los datos obtenidos en el Archivo Histórico Provincial, expuso datos relacionados con el nacimiento de Ñico Saquito, su vida, su llegada al éxito y su faceta revolucionaria.
Este conversatorio sobre el Guarachero de Oriente como también se le conoció, estuvo aderezado con la presentación de los grupos Moneda Nacional y JJ Son, y la solista Giselle Lage, quienes interpretaron temas del cancionero de Ñico.
Benito Antonio Fernández Ortíz, Nico Saquito, nació en 1901 en una de las calles del barrio santiaguero del Tivolí. Influenciado por los festejos y el ambiente trovadoresco de Santiago de Cuba se adentró en el mundo de la música. Sus canciones, cargadas de picaresca se completan con el uso y los matices interpretativos que los públicos asignan a diferentes contextos, abordando temáticas de la vida cotidiana.
El Taller de Música Popular Tradicional Ñico Saquito es auspiciado por el Grupo de Investigación, Documentación e Información Musical “Pablo Hernández Balaguer” de la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos Miguel Matamoros de Santiago de Cuba.
taller 2

Haití, significativos aportes a la cultura cubana

snapshot20140210171756

Sangre haitiana y cubana corre por las venas de Odilia Solo Soyé (Matiti). Ella es hija de descendientes de aquellos haitianos que emigraron a Cuba en busca de una vida mejor, con la esperanza quizás de volver algún día a la añorada tierra ancestral. Con orgullo muestra hoy lo aprendido en el seno de la comunidad de Tompson, una de las tantas diseminadas por los campos del oriente de Cuba, y donde los inmigrantes haitianos encontraron la forma de preservar sus costumbres.
snapshot20140210171858

Cuentan que desde Antes de la llegada de Cristóbal Colón a la isla ya había en ella población procedente de Haití: “tierra de altas montañas”. Sin embargo la historia reconoce dos grandes momentos donde la inmigración de haitianos a Cuba se hace más evidente.

El primero tuvo su origen por los acontecimientos que condujeron a la revolución haitiana de finales del siglo XVIII y principios del XIX.
snapshot20140210172122
Sobre esta etapa Yaumara López, investigadora de la Oficina del Conservador de la ciudad, nos comenta que “hicieron un teatro en la zona alta de la ciudad, las modas en el vestir fueron asumidas también por la población, en la educación el impacto también fue muy importante, la gente quería que sus hijos aprendieran a hablar francés, a tocar el piano, a pinta. Asumieron la etiqueta francesa como una educación de estilo. En la cocina impactó en la forma de preparar platos y bebidas. En la cultura en su forma más amplia tuvo su impacto en la economía. Fueron espacios culturales muy complejos y muy útiles. ”

Por todo ello Santiago de Cuba ostenta hoy dos declaratorias de patrimonio cultural de la UNESCO: el Paisaje cultural de las plantaciones cafetaleras y la tumba francesa La caridad de Oriente.

El segundo fue producto del desarrollo de la industria azucarera y cafetalera a principios del siglo XX. Al respecto Alexis Alarcón, Investigador Casa del Caribe, argumenta que “Esos haitianos vinieron a trabajar a las plantaciones como mano de obra barata. Pero ellos vinieron con su cultura, sus costumbres y religión.”
snapshot20140210172051

Orlando Vergés, Director de la Casa del Caribe reafirma este criterio y agrega que “es muy fuerte y muy profunda esa presencia, y de un alcance insospechado: en la culinaria, en la música, en el respeto a los mayores, en el imaginario, la presencia haitiana es muy fuerte sobre todo en el oriente de Cuba”

La Revolución triunfante del Primero de enero del 1959 cambia radicalmente el panorama del haitiano y sus descendientes en Cuba. Desde entonces ellos gozan de los mismos derechos y participan en el cumplimiento de las responsabilidades igual que el resto de los cubanos.
snapshot20140210171921
Tradiciones, modos de vida que hoy nos permiten afirmar que la haitianidad está presente en la cultura cubana. Aunque como bien insistiera el reconocido investigador cubano Joel James Figarola, en su obra El vudú en Cuba, esta interacción tiene su reinado en el ámbito rural.

Y es precisamente la religión un elemento fundamental en la comunidad haitiano-cubana… Se dice que a través de ella canalizan su vida. De ahí la importancia de la conservación y transmisión de esta concepción preservada en los marcos del seno familiar.

El festival del Caribe, desde su fundación en 1981, es el evento que hace visibles a estas comunidades a partir, de los grupos portadores de las expresiones artísticas que vienen al festival y toman las calles de Santiago de cuba.

“Todavía sigue habiendo un día de Haití dentro del festival del caribe, que es día 7 de julio, donde sacamos a un mismo espacio a todas esas agrupaciones, que son mayoría en el Festival del Caribe, yo diría que del ciento por ciento un poco más de la mitad son provenientes de las comunidades haitiano cubanas.”
snapshot20140210171847
Por ello hoy Matiti hace gala de lo aprendido y expone al mundo cómo siendo ella cubana de nacimiento conserva lo heredado de sus ancestros, y lo incorpora como un ingrediente insoslayable en el ajiaco que es la cultura cubana.
snapshot20140210172145