Archivo por días: 29 Enero 2014

Latinoamérica, Martí y la CELAC

29 ene. martha
Hoy cuando en Cuba se vive el momento histórico de la celebración de la segunda cumbre de la CELAC, se encuentra más vigente que nunca el pensamiento latinoamericanista de José Martí, reflejado de modo excepcional en su ensayo Nuestra América.

“Los árboles se han de poner en fila para que no pase el gigante de las siete leguas. Es la hora del recuento y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los andes”: Sentencia que marca el camino a seguir.

Al respecto la Doctora Martha Fuentes Lavaut, Secretaria Ejecutiva de la Sociedad Cultural José Martí Filial Provincial Santiago de Cuba, nos aporta significativos argumentos para la reflexión.

“La esencia del latinoamericanismo martiano está en la unión y el respeto a las particularidades propias de cada pueblo, a las identidades que se constituyen en fuerza y energía para el combate con la otra América, la del norte, diferente en historia y costumbres e idiosincrasia”.

“Pero esa unidad debe partir del conocimiento común: El deber urgente de nuestra América es enseñarse como es, una en alma e intento, vencedora veloz de un pasado sofocante, manchada solo con la sangre de abono que arranca a las manos la pelea con las ruinas, y la de las venas que nos dejaron picadas nuestros dueños, por eso en el ensayo Nuestra América aparece reflejado en su madurez los elementos sustanciales de ese pensamiento. Por que en el reconocimiento del valor de lo propio, de nuestra identidad se alza el orgullo de ser americanos.”

Una América con grandes fortalezas y puntos comunes, que hace posible la apertura al mundo, cuidando siempre no perder las características propias de sus culturas.

“Para Martí la fuerza de nuestra América está en: la unidad en la diversidad para alcanzar estadios superiores en todos los aspectos de la vida social de cada país latinoamericano, la integración cultural y ética para la vida del hombre latinoamericano, respetando la diversidad, y un gobierno nacional propio que responda a ¿Qué queremos ser?, gobiernos propios sin mimetismos, donde lo propio nacional no se subordine a ideas y pensamientos foráneos avasalladores o comprometidos en alianzas de dominación”

Una obra devenida proyecto sociocultural, que hoy compromete y sirve de guía a las presentes y futuras generaciones de latinoamericanos.

“En la que aparecen elementos sustanciales tales como: sentido de identidad continental; concepción de cultura como totalidad, conjunción de lo bueno, lo bello y lo verdadero; reconocimiento del papel de las relaciones sociales naturaleza-hombre-sociedad; importancia de la historia como base del conocimiento; necesidad de crear el conocimiento sobre la base de datos objetivos.”

Con objetivos comunes según nos explica Fuentes Lavaut: “hacer ver a nuestros pueblos la necesidad de esquivar el tránsito hacia la modernidad por el camino recorrido por el vecino del norte, y propiciar que nuestros pueblos generen los elementos defensivos que les permitan resistir a la agresiva convivencia con el imperialismo norteamericano y sobrevivir a ella.”

Y he aquí el papel importantísimo de la CELAC, pues “la que está haciendo cumplir la alborada martiana en Latinoamérica: Unidos en la diversidad, una sola identidad de avanzada en la integración de América Latina y el Caribe; es, en esta hora del recuento, la real marcha unida para la independencia y el desarrollo.”