Restauración general de la catedral de Santiago de Cuba, un regalo en el medio milenio


Con vistas a la celebración del medio milenio de la fundación de la villa de Santiago de Cuba en el 2015, la Oficina del Conservador de la Ciudad ha organizado un plan de obras para el arribo a esta fecha con una ciudad embellecida. Una de las acciones de mayor importancia es la que realiza en la Catedral.

La Santa Basílica Metropolitana Iglesia catedral es considerada el inmueble monumentario de mayor jerarquía de la ciudad de Santiago de Cuba. Por ello la restauración y recuperación de su imagen motivó un proyecto conjunto de la Oficina del Conservador de la Ciudad y el arzobispado del territorio. Plan que compromete a los especialistas que aquí laboran pues aunque el levantamiento arquitectónico estructural no arrojó daños que afecten su estabilidad, sí tiene grandes afectaciones en sus elementos de mampostería y madera que requieren de trabajos a grandes escalas.

Por la magnitud de las reparaciones están divididas por etapas, explica a TV Santiago el arquitecto Eismar Lacasse Mauri, Proyectista Principal. “Etapas que comprenden el atrio, que es el área que rodea la catedral, sus cuatro fachadas, los espacios interiores que a sus vez están subdivididos en el templo principal, el área de la sacristía y la casa parroquial, y la cúpula mayor”.

Precisamente en la cúpula mayor se concentran las acciones en estos momentos debido al alto grado de deterioro que presenta. La intervención requiere de un diagnóstico exhaustivo para conocer y evaluar la realidad constructiva de esta estructura. Al respecto la bióloga Margarita Echevarría Hernández especifica que “uno de los momentos más importantes es el identificar las patologías que están presentes en los elementos de madera y en los muros, determinar las posibles causas generaron estas patologías, y posteriormente realizar los ensayos necesarios ya sea en el propio inmueble o en el laboratorio, para posteriormente pasar a un diagnóstico lo más certero posible”.

“Se diseñó un andamio metálico para el interior y uno de madera para el exterior con el objetivo de valorar los anillos inferiores y superiores y luego dar soluciones estructurales y valorar materiales de última generación para postergar la vida útil de este elemento”, agrega la Ingeniera Estructural Agustina Danger Cobas. También fue necesario realizar falsas obras en los cuatro arcos que limitan la cúpula con el objetivo de preservar el local. La restauración de este santo recinto será sin dudas un hermoso regalo a Santiago de Cuba en el medio milenio de su fundación.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*