Davisín y el cumpleaños de su amiguito Leodanys

Este domingo Davisín vivió una de sus jornadas de ensueño: asistió al cumpleaños de su amiguito más cercano, Leo. Estoy segura que globos, piñatas y niños en un constante ir y venir rondará su cabecita durante toda la noche.

Todo fue una carrera para llegar a tiempo pues tuve trabajo y otros importantísimos problemas que solucionar antes del regreso a casa: la hora pactada para tan importante acontecimiento era las 4:00 pm.

Llegué a la escalera que da acceso al apartamento de mis padres, donde vivimos también, y ya todo estaba listo pues la fiestesita era en el apartamento de la planta baja. Rápidamente Leíto, el homenajeado todo engalanado, se me acercó y me dijo:”Yuli hoy es mi cumpleaños al tiempo que hacía notar sus galas”, y al darle un beso y decirle cuán bonito estaba preguntó: ¿Y Davisín?

Con la promesa de que no tardaba en bajarlo continué camino a casa y luego de refrescar con un baño el ajetreo del día, dispuse la ropa del pequeño Davisín que al instante se percató que había paseo en los planes y los ojitos le brillaban lleno de euforia. Creo que hasta intentó hablar. Emoción que fue mayor al ver su coche en la puerta de salida.

Con la ayuda de su tío llegamos al cumpleaños 5 de Leo, y el bullicio en principio lo impresionó y estuvo algo tenso. Sin embargo sonrió al cantar las Felicidades, y degustó su rico kake sin chistar. Luego llegó la hora de la piñata y al percatarse su otro amiguito Danny, de 10 años de edad, que Davisín no podía participar, levantó la voz por sobre el resto de los peques, “Yuli no te preocupes que yo le cojo a Davisín”. Yen efecto compartió con él lo alcanzado.

Luego el Davisín se relajó en buen cubano y olvidó el miedo a tantos niños juntos corriendo, bailando y gritando; comenzó a reír a los que se le acercaban y a guiñar a las muchachas grandes, pues son sus preferidas. También mostró a cuantos pudo su boca, nariz y ojos: partes del rostro que ya aprendió a identificar y saca excelente cuando alguien lo examina.

Llegada la hora de su comida nos retiramos globo en mano y al llegar a casa el nené mostró mediante el llanto no estar nada conforme, por lo que retornamos a la fiesta hasta que él se sintió satisfecho (hasta tomó sopita en casa de su amiguito Leo para que vieran lo bien que come el niño).

Lamentablemente no tengo fotos para mostrar de este hermoso día, pues al llegar la madrina del cumpleañero con la cámara fotográfica este le pidió que dejara las fotos para después que el durmiera y se despertara. Nada que eso de dejar constancia de lo sucedido es definitivamente algo de los adultos, para los niños lo importante es disfrutar y vivir hasta la saciedad los momentos felices.

Be Sociable, Share!

Un pensamiento en “Davisín y el cumpleaños de su amiguito Leodanys

  1. avatarMargarita

    Yulia:
    Muchas felicidades porque tu blog está entre los más visitados de nuestra plataforma, eso demuestra tu profesionalidad y el esfuerzo que haces por estar entre los mejores. Eso nos sirve de ejemplo y nos llena de satisfacción. Sigue así amiga que nosotros trateremos de imitarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*