Ecuador: la revolución ciudadana continúa

Pueblo recibe a Rafael Correa.

Con mucha atención los cubanos y el mundo seguimos los acontecimientos recientes del intento de golpe de estado en Ecuador. Un grupo de policías tuvo el descaro de agredir y secuestrar al presidente legítimo de ese país Rafael Correa, quien intentaba lograr acuerdos mediante el diálogo sobre las inquietudes a propósitos de recientes leyes aprobadas para este sector.

Sin embargo entre las tantas imágenes que este 30 de septiembre eran procesadas por nosotros, estoy segura que no olvidaremos la firmeza en los rostros del pueblo que salió a las calles a rescatar a su líder. Y es que son los pueblos quienes reclaman hoy su derecho a vivir dignamente, con calidad y apegado a las leyes.

El presidente Correa llamaba a la unidad desde los balcones del palacio presidencial luego de ser rescatado por tropas especiales de las Fuerzas Armadas de ese país. Y pese a los vejámenes sufridos reconocía que no todos los policías habían estado involucrados. Que muchos incluso desconocían el contenido de la ley por la que protestaban tan descompuestamente. Una señal clara de que habían sido manipulados vilmente.

Sin embargo narró como fue irrespetado y agredido por lacayos de intereses deleznables y cobardes que al no lograr el poder por la vía legal lo buscan con un golpe de estado. Práctica condenada y repudiada en el continente y el mundo. La revolución no cederá en Ecuador y “los culpables pagarán la traición a la patria”, anunció el presidente, quien se preocupaba por los ecuatorianos que en habían sufrido daños en esta jornada triste para su país.

Correa aseguró que “nunca ningún gobierno se había preocupado tanto por el bienestar de los oficiales de la policía” como el que él comanda, y esbozó ante los congregados para su recibimiento, algunos aspectos positivos de la ley que hoy protestan los “vende patrias”. Agradeció también las múltiples muestras de apoyo de los mandatarios y organizaciones del continente y de todo el mundo.

Un cierre memorable en el que todos los que acudieron espontáneamente unían sus voces a la de Rafael Correa en un canto por la patria, ponía fin a un nuevo intento de golpe de estado en el continente americano. Se frustraba así un nuevo intento de golpe al ALBA y los proyectos de integración de una región donde los pueblos exigen ser tomados en cuenta.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*