Davisín: el amor, la mejor de las terapias

terapia-fisica-y-rehabilitacion-2010

El cumplimiento del deber es motivo de satisfacción para todo cubano digno, pero cuando este lleva como elemento fundamental una gran carga de amor, el regocijo es mayor. Tal es el caso del joven fisioterapeuta santiaguero Yordanis Jiménez Agüero, por cuyas manos pasa la esperanza de muchos niños y sus familiares.

Un ejemplo de ello es el pequeño Davisín, aquejado de una atrofia muscular espinal tipo 1, quien a causa de las características de su diagnóstico requiere atención en su propio hogar. Por ello no es raro verlos juntos en la sala de la casa realizando ejercicios encaminados a fortalecer cada parte de su pequeño cuerpo.

Para Davisín es este uno de los momentos más importantes del día, pues también lo dedican a estimular su sistema respiratorio, bastante comprometido por la enfermedad. Risas, mimos, y hasta algunas lágrimas en desaprobación de algún que otro ejercicio, son manifestaciones frecuentes en el niño, que a pesar de todo ve a su fisioterapeuta con ojos de familiaridad.

Yordanis Jiménez Agüero ve en la terapia física y la rehabilitación un modo de ayudar a cualquier persona que lo necesite. Con 7 años de experiencia laboral se desempeña en el Policlínico Josué País García del Centro Urbano Abel Santamaría en Santiago de Cuba. Para él el dominio de la Medicina Natural y Tradicional y los diferentes equipos destinados a la electroterapia han sido de gran ayuda en su trabajo.

Hoy Davisín, con cuatro años de edad, es uno de los tantos niños de Yordanis, joven fisioterapeuta cubano que reconoce en el amor la mejor de las terapias.

Be Sociable, Share!

Un pensamiento en “Davisín: el amor, la mejor de las terapias

  1. Pingback: Davisín: el amor, la mejor de las terapias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*