Archivo por días: 12 Febrero 2010

Grandes hombres en calles y plazas santiagueras

bustos
Isabel Zaldívar Diéguez
Foto 1/ Camilo Cienfuegos Foto 2/ José de la Luz y Caballero.

El andar de cada día por nuestro Santiago nos hace compartir la historia con quienes ofrecieron el ejemplo de sus vidas. Esta ciudad, que al decir del poeta no tiene una sola calle por donde nohaya pasado un héroe, ha situado imágenes de sus mártires en plazas y parques. Es como andar y desandar con los hombres grandes del terruño.
Muchos son los rumbos históricos que nos ofrece la ciudad, numerosos los artistas del pasado y del presente que esculpieron este desandar entre la historia. Los realizados por el maestro René Valdés Cedeño, se distinguen por su exaltación a los héroes nacionales, y la dignificación de los sitios sociales donde fueron ubicados.
Cedeño, es considerado para algunos, el escultor más contemporáneo de su época, nacido en Ciudad de La Habana el 21 de septiembre de 1916, falleció el 16 de octubre de 1976 en Santiago de Cuba, ciudad a la cual le entregó su vida y formación profesional, ya que se desempeñó como maestro de varias generaciones de escultores santiagueros, al convertirse en profesor de la Escuela Provincial de Arte José Joaquín Tejada, institución de la que fue fundador y Director, autor de múltiples monumentos en la ciudad, creador del monumento Abel Santamaría, el cual ha devenido en símbolo emblemático de la ciudad.
Esta imaginería visual de nuestros héroes la transmite Valdés al ubicar sus bustos en los sitios más importantes de la ciudad, entre los más polémicos resulta el dedicado a Camilo Cienfuegos, ubicado en la Plaza de Marte, develado el 28 de octubre de 1964 por los trabajadores del Comercio. Este busto llamó siempre la atención por la utilización de la piedra, así como sin la compañía de su sonrisa y su sombrero alón; elementos que dificultan una rápida identificación. Sin embargo, este Camilo no es una representación tácita del héroe. Aquí es el hombre común con un destino glorioso, que sin sus atributos se mezcla en el pueblo.
Los héroes de la batalla del pensamiento, también tienen un lugar en este dialogar con la memoria, en la que no podía faltar el homenaje imperecedero, “al primer cubano que nos enseñó a pensar”, José de la Luz y Caballero, que es resultado de un encargo en 1958 de la logia que ostenta el nombre de Caballeros de la Luz, emplazado en los exteriores de esta institución, integrándose a la necesidad de exteriorizar hacia el espacio público los valores que la acompañaran.
Luz y Caballero, entonces, se hace cotidiano para todos, desde esta interacción de las personas con sus instituciones y los símbolos que la representan.
Son, a modo de ejemplo estos dos grandes. Los héroes de Valdés Cedeño son muchos más en esta ciudad simbólica que ha hecho de la heroicidad algo cotidiano, con pertenencia.