Archivo por meses: Febrero 2010

Davisín: el amor, la mejor de las terapias

terapia-fisica-y-rehabilitacion-2010

El cumplimiento del deber es motivo de satisfacción para todo cubano digno, pero cuando este lleva como elemento fundamental una gran carga de amor, el regocijo es mayor. Tal es el caso del joven fisioterapeuta santiaguero Yordanis Jiménez Agüero, por cuyas manos pasa la esperanza de muchos niños y sus familiares.

Un ejemplo de ello es el pequeño Davisín, aquejado de una atrofia muscular espinal tipo 1, quien a causa de las características de su diagnóstico requiere atención en su propio hogar. Por ello no es raro verlos juntos en la sala de la casa realizando ejercicios encaminados a fortalecer cada parte de su pequeño cuerpo.

Para Davisín es este uno de los momentos más importantes del día, pues también lo dedican a estimular su sistema respiratorio, bastante comprometido por la enfermedad. Risas, mimos, y hasta algunas lágrimas en desaprobación de algún que otro ejercicio, son manifestaciones frecuentes en el niño, que a pesar de todo ve a su fisioterapeuta con ojos de familiaridad.

Yordanis Jiménez Agüero ve en la terapia física y la rehabilitación un modo de ayudar a cualquier persona que lo necesite. Con 7 años de experiencia laboral se desempeña en el Policlínico Josué País García del Centro Urbano Abel Santamaría en Santiago de Cuba. Para él el dominio de la Medicina Natural y Tradicional y los diferentes equipos destinados a la electroterapia han sido de gran ayuda en su trabajo.

Hoy Davisín, con cuatro años de edad, es uno de los tantos niños de Yordanis, joven fisioterapeuta cubano que reconoce en el amor la mejor de las terapias.

Celebran concierto por los 15 años del Septeto Santiaguero

15 años Septeto Santiaguero

15 años Septeto Santiaguero


Tradición, cubanía y buena música a cargo del “Santiaguero” en el centro Cultural Rialto de la ciudad de Santiago de Cuba. Una oportunidad inigualable para disfrutar del estilo de este grupo que escogió celebrar junto al público su décimo quinto aniversario. Entre los invitados el nonagenario Reynaldo Creach, el cantautor José Aquiles, el Dúo de los hermanos Iglesias y el cantante Iván Rodríguez.

El Septeto Santiaguero es una de las formaciones soneras de Santiago de Cuba. Su historia se remonta al 1962 con la fundación de “Melodías del Ayer”, agrupación a la que debe sus primeros pasos.

Bajo la dirección de Fernando Dewar, en todos estos años, el Septeto Santiaguero a consolidado su vocación sonera. El formato actual recoge una gran variedad sonora, que le faculta para la interpretación de un amplio abanico de ritmos como el son, la guaracha, el bolero, la guajira y el guaguancó, que forman parte habitual de su repertorio.

La agrupación ha grabado cinco discos compactos con la Disquera Nubenegra con la que tiene un contrato en exclusivo: “Septeto Santiaguero”, 1998; “La pulidora”, 1999; “La Chismosa”, 2001; “Para los bailadores”, 2002 y “Los Mangos bajitos”, 2005.

Se presenta habitualmente en El Salón de los Grandes de la Casa de la Trova y la Casa de la Música de Santiago de Cuba, además de llevar su música a diferentes escenarios internacionales.

Para el septeto santiaguero es primordial llevar alegría, arte y cultura y todo aquel que decida compartir su música. El concierto protagonizado por el Septeto Santiaguero también saludó los 10 años de la Agencia de Representación de la Música Tradicional Son de Cuba a la cual pertenece y los 30 de los Estudios Siboney de la Egrem.

En Santiago Festival de la canción infantil ¡Cuba que linda es Cuba!

Festival Cuba que linda es Cuba
Hace 50 años un niño de Chivirico o Mayarí arriba, poblados enclavados en las montañas orientales ni siquiera podría incluir entre sus sueños la posibilidad de cantar en un teatro de la ciudad de Santiago de Cuba. Pero hoy la Revolución cubana, no solo da esta posibilidad sino que la promueve constantemente. Un ejemplo de ello es el Festival de la canción infantil ¡Cuba que linda es Cuba!.

Aplausos, ovaciones y sonrisas fueron el regalo común para todos los participantes en este evento, que tuvo por sede la Sala de Conciertos Dolores de Santiago de Cuba. Estuvieron en concurso los 5 solistas y las 6 cantorías que tuvieron mayor calidad en un largo proceso selectivo que involucró a todas las localidades de la provincia.

En la categoría de solistas fueron premiados Yenifer Rodríguez del municipio cabecera, Marcial Antonio Pérez de Songo la Maya y Yanibis Medina Aponte de Guamá. Mientras los premios en cantorías le correspondieron a Voces del Futuro, Renacer y Prismas de los municipios Songo La Maya, San Luis y II Frente.

Un evento como este siempre resulta de gran agrado para el público infantil además de dejar un saldo positivo a favor de desarrollo artístico de niñas y niños, toda vez que los temas interpretados forman parte de lo mejor de la cancionística cubana. Es esta una de las actividades que demuestran el impacto de las casas de cultura, una idea cultiva la flor de todo aquel que lleve en su interior la semilla de artista.

La fiesta que es el Festival ¡Cuba que linda es Cuba!, organizada por el Consejo Provincial de Casas de Cultura del territorio, contó también con la actuación de niños que dan sus primeros pasos en la narración oral y el acompañamiento de los estudiantes del conservatorio Esteban Salas.

Grandes hombres en calles y plazas santiagueras

bustos
Isabel Zaldívar Diéguez
Foto 1/ Camilo Cienfuegos Foto 2/ José de la Luz y Caballero.

El andar de cada día por nuestro Santiago nos hace compartir la historia con quienes ofrecieron el ejemplo de sus vidas. Esta ciudad, que al decir del poeta no tiene una sola calle por donde nohaya pasado un héroe, ha situado imágenes de sus mártires en plazas y parques. Es como andar y desandar con los hombres grandes del terruño.
Muchos son los rumbos históricos que nos ofrece la ciudad, numerosos los artistas del pasado y del presente que esculpieron este desandar entre la historia. Los realizados por el maestro René Valdés Cedeño, se distinguen por su exaltación a los héroes nacionales, y la dignificación de los sitios sociales donde fueron ubicados.
Cedeño, es considerado para algunos, el escultor más contemporáneo de su época, nacido en Ciudad de La Habana el 21 de septiembre de 1916, falleció el 16 de octubre de 1976 en Santiago de Cuba, ciudad a la cual le entregó su vida y formación profesional, ya que se desempeñó como maestro de varias generaciones de escultores santiagueros, al convertirse en profesor de la Escuela Provincial de Arte José Joaquín Tejada, institución de la que fue fundador y Director, autor de múltiples monumentos en la ciudad, creador del monumento Abel Santamaría, el cual ha devenido en símbolo emblemático de la ciudad.
Esta imaginería visual de nuestros héroes la transmite Valdés al ubicar sus bustos en los sitios más importantes de la ciudad, entre los más polémicos resulta el dedicado a Camilo Cienfuegos, ubicado en la Plaza de Marte, develado el 28 de octubre de 1964 por los trabajadores del Comercio. Este busto llamó siempre la atención por la utilización de la piedra, así como sin la compañía de su sonrisa y su sombrero alón; elementos que dificultan una rápida identificación. Sin embargo, este Camilo no es una representación tácita del héroe. Aquí es el hombre común con un destino glorioso, que sin sus atributos se mezcla en el pueblo.
Los héroes de la batalla del pensamiento, también tienen un lugar en este dialogar con la memoria, en la que no podía faltar el homenaje imperecedero, “al primer cubano que nos enseñó a pensar”, José de la Luz y Caballero, que es resultado de un encargo en 1958 de la logia que ostenta el nombre de Caballeros de la Luz, emplazado en los exteriores de esta institución, integrándose a la necesidad de exteriorizar hacia el espacio público los valores que la acompañaran.
Luz y Caballero, entonces, se hace cotidiano para todos, desde esta interacción de las personas con sus instituciones y los símbolos que la representan.
Son, a modo de ejemplo estos dos grandes. Los héroes de Valdés Cedeño son muchos más en esta ciudad simbólica que ha hecho de la heroicidad algo cotidiano, con pertenencia.

Salón de los Grandes de la Casa de la trova santiaguera

El centro histórico de la ciudad de santiago de cuba tiene en la calle Heredia uno de sus sitios más emblemáticos: La casa de la trova santiaguera. A pocos metros del conocido Parque Céspedes el ambiente acogedor, conversación amena y buena música tradicional impresionan a todos los que la visitan por vez primera. Para los amantes de la melodía trovadoresca es un espacio de gran significación pues en cada presentación se es testigo de momentos únicos e inolvidables por la intimidad que se crea entre público y trovadores.

Pero como santiago es territorio rico en tradiciones musicales y el son es uno de los más populares, allí también tiene su sede la Agencia Son de Cuba desde hace 8 años. El objetivo, dar a conocer el trabajo de muchas de las agrupaciones soneras de la región: Septeto Santiaguero, Son de Buena fe, Los Guanches y Los jubilados entre otras.

Y para su promoción, el imponente Salón de los Grandes exhibe una imagen sumamente agradable. En tal sentido se profesionaliza el servicio gastronómico con una barra especializada que permite una atención más ágil y personalizada. Este salón musical hace gala además de mejoras en la iluminación y la sonoridad.

El Salón de los Grandes se consolida como una de las plazas de mayor concurrencia del turismo internacional en la provincia de Santiago de Cuba, donde el disfrute de la música tradicional es el atractivo principal.

casa de la trova santiaguera

casa de la trova santiaguera

Mujeres en el Periodismo Cubano II

p10116341
La presencia de las mujeres en las redacciones de los periódicos cubanos se fue haciendo más habitual en la seudo república. Nuestras periodistas estuvieron muy vinculadas a la lucha contra la tiranía, y con valentía sufrieron atropellos, persecuciones, cárcel y exilio debido a su posición intransigente contra la dictadura.

La presencia de la mujer en el periodismo se fu haciendo cada vez más firme. Encamina su trabajo a los planos económicos, políticos y sociales. Ataca con mayor fuerza las injusticias, defiende los derechos de las masas, de esos que estaban obligados a guardar silencio y a sufrir.

Entre ellas algunas como Renée Méndez Capote, que proviniendo de familia acomodada, lo hizo todo a un lado y se dedicó la periodismo, al periodismo revolucionario y sacrificado. Meriblanca Sabas Alomá quien tuvo que alternar el estilo directo con la ironía para poder ejercer el periodismo en beneficio del pueblo. Dolores de la Torriente y Urdanivia, que con destreza y agilidad puso su pluma al servicio del Partido Comunista de Cuba creado en la década del 30. O la magistral Mirtha Aguirre quien dijera acerca de la mujeres el periodismo que “tenemos excelentes periodistas y nuestras mujeres no tienen nada que envidiar a sus colegas hombres, al punto de que si estos tuviesen que dedicarse a otras actividades, nuestras revistas y nuestros periódicos no habrían de perecer por eso”.

Y fueron muchas las que se incorporaron en mayor o menor grado a las luchas populares. Escribieron en órganos clandestinos e internacionales defendiendo los derechos cercenados por la tiranía batistiana.

Dos ejemplos ilustrativos son la labor ascendente de Ernestina Otero Hernández, la primera periodista que subió al a Sierra Maestra a recopilar información sobre los crímenes cometidos por los soldados con los campesinos y que posteriormente se convierte en corresponsal guerrillera, enviando sus trabajos a medios internacionales. Y la joven internacionalista Haydee Tamara Bunke, más conocida por Tania La Guerrillera, que comenzó sus estudios d periodismo en nuestro país y recibió el título post mortem, en reconocimiento a su labor como divulgadora de las ideas revolucionarias de Cuba y en defensa de los pueblos latinoamericanos. Ella que más que un solddos de la palabra y de las ideas esgrimió también el fusil para contribuir a la felicidad de los oprimidos.

La periodista cubana luego del triunfo revolucionario ocupa su puesto y es reconocida en igualdad con el hombre, ocupa cargos y realiza cualquier tarea que se le encomiende. La vemos día tras día dedicada al trabajo creador, a la defensa de las ideas revolucionarias, al desarrollo cultural, político y social del pueblo.

La mujer periodista en la sociedad actual no es discriminada y cumple sus funciones desde los lugares más difíciles, incluso como corresponsales de guerra, y toma conciencia así en la ideología como en la práctica, de su lugar cimero e imprescindible en la construcción del socialismo.

Muchos son los ejemplos de mujeres con resultados destacados en el periodismo cubano actual. Laboran en órganos especializados, se desarrollan en las más variadas temáticas entregándose por completo a su profesión. Lugares trascendentales en la historia más reciente lo ocupan Martha Rojas y Ana Núñez Machín, entre otras que de forma valiente y abnegada ejercen la profesión dentro y fuera del país. Para ellas el mayor de los reconocimientos es el cariño y la admiración del pueblo revolucionario.

Mujeres en el Periodismo Cubano

“Las campañas de los pueblos solo son débiles cuando en ellas no se alista el corazón de la mujer; pero cuando la mujer se enternece y ayuda, cuando la mujer anima y aplaude, cuando la mujer culta y virtuosa unge la obra con la miel de su cariño, la obra es invencible”, sentenciaba el apóstol José Martí.

Entonces no resulta extraño el protagonismo de la mujer cubana en el ámbito del periodismo. Y aunque en épocas pasadas las representantes del sexo femenino tenían prohibido el ejercicio de ciertos oficios y profesiones, a lo cual no escaparon las cubanas, ellas se impusieron.

Por ello gracias al afán que siempre las ha caracterizado, se publicaron en revistas y periódicos artículos y escritos elaborados por mujeres, incluso desde la época de la colonia. Y aunque no se podía considerar un verdadero ejercicio de la profesión, sino los inicios de la lucha contra los prejuicios y los cánones patriarcales existentes. Estas son las consideradas “pioneras del periodismo en Cuba”.

Los hombres y la sociedad no aceptaban que las mujeres se desarrollaran en el mundo de las ideas, en una época en la que la principal tarea de los periodistas de oposición, línea a la cual se adscribieron la mayoría de las cubanas, era la lucha por el desprendimiento del yugo español.

La mujer siempre se impuso en el mundo del periodismo como es el caso de Domitila García Duménico, o nuestra Ana Betancourt Mora con su excelente labor de correctora de pruebas del periódico “El Mambí”, que se editaba en la manigua. La misma mujer que se irguió en la Asamblea de Guáimaro exigiendo la emancipación del a mujer cubana.

Por entonces era mal visto que la mujer se interesara en los temas de política o sociales. No obstante las cubanas no eran ajenas a la inconformidad de los cubanos con el régimen colonial. Se vincularon a periódicos y revistas tanto nacionales como extranjeros. Ejercen el periodismo de forma activa y frecuentemente usan seudónimos para evitar comprometerse ente las autoridades.

Es este el caso de Magdalena Peñaredonda Doley, calificada por Martí como “modelo de paciencia y patriotismo”, que estuvo muy comprometida con nuestras luchas independentistas, pero que nunca dejó el ejercicio del periodismo haciendo uso de un estilo directo y punzante. También está Avelina Correa, ejemplo de tenacidad y consagración, quien fue la primera mujer periodista profesional cubana.

Gertrudis Gómez de Avellaneda y Ofelia Domínguez Navarro, símbolos por su desinterés y audacia. Y otras muchas con magníficas cualidades. Todas comenzaron muy jóvenes y se dedicaron a denunciar los abusos y la discriminación, con un trabajo sin dudas de mucha valía.

Ellas supieron poner muy en alto el valor del sexo femenino, demostrando que la mujer puede ser a la vez tierna y delicada y firme y rebelde. Atributos que también expondremos en un próximo material, donde trataremos las peculiaridades de la mujer periodista desde la seudorepública hasta la actualidad.

43926-004-979a5ba5ger1

Davisín y los demonios de la vida

p1013735
” Tú flotas sobre todo,
Hijo del alma”
José Martí

Muchos son los reclamos de algunos lectores sobre la ausencia de noticias relacionadas con Davisín en el 2010. Otros se preguntan cómo le va a esta madre periodista en su afán de comunicar al mundo las peculiaridades de su vida junto a un ser que a todas luces se revela especial.

Pues les cuento que los demonios de mi vida definitivamente no han sido lo suficientemente fuertes ante la sonrisa cómplice de ese niño que en una ocasión confesé que es mi mayor tesoro. Como todo ser humano tengo momentos en los que sucumbo a los deseos de dejar el tiempo correr como simple espectadora. Pero vuelve Davisín y me hace tomar parte en el asunto.

Hoy les propongo reflexionar sobre un tema donde como siempre el protagonista solo puede ser uno, ¿acaso tengo que nombrarlo?

Sin más dilaciones les diré que recientemente una colega santiaguera, quien por cierto ya tiene su propio blog, tema para otro material, me comentaba su interés de hacer un reporte sobre la familia cubana de estos tiempos, pero enfocada a los roles del hombre y la mujer en la misma. Esta idea me dejó pensativa y aunque no pretendo robarla en lo más mínimo me hizo pensar en la mía, en la de mi vecina del apartamento de enfrente, la de mi tía de Holguín, la de mi amiga Celia, etc, etc, etc; pero no pude evaluar el desempeño de los roles y me vi obligada a enfocarme en la composición.

Y sin llegar a conclusiones científicas, pues me imagino muchos especialistas en la materia lo hagan, creo que es realmente un fenómeno a todas luces. Miren, ninguna de ellas se compone de mamá, papá e hijo(s). Y como no tengo licencia para hablar de las otras allá mi mejor ejemplo.

Este núcleo familiar, donde se desarrolla la vida de Davisín, se compone de abuelo, abuela, tío, madre y por supuesto Davisín. ¿Pero es que acaso este bebé no tiene padre?, sí, por supuesto que sí, y lo quiere mucho y está casado con su mamá, y comparte buena parte del tiempo con él, aunque no vive. El tío también le dio a Davisín un primito, que también pasa algunos días a su lado.

Y muchos se preguntarán ¿Dónde está el problema aquí? La explicación simple es que Davisín es hijo de un matrimonio que convive separado por cuestión de espacio y falta de oportunidad. Un área de 5 x 3 metros es a la vez habitación, oficina de trabajo y sitio de reunión familiar.

La explicación compleja es que la situación de la vivienda en Cuba continúa entre los principales temas a solucionar en los momentos actuales. Es uno de los tantos problemas que hacen del ingenio humano una bendición y de la capacidad creativa de los cubanos una voluntad.

Lo agradable en esta familia de Davisín, como muchas en este país, es que lo atípico de la misma no interfiere en el cariño ni en los sentimientos, componente esencial para su desarrollo feliz, y para que salga airoso en esta disputa con los demonios de mi vida.