Archivo por meses: Septiembre 2009

Concierto Paz sin Fronteras supera expectativas

El color blanco y la alegría característica de los cubanos desbordaron la plaza de la Revolución José Martí de la capitalina Ciudad de la Habana. Mensajes de esperanza y afecto fueron expresados por todos los artistas que se presentaron en este escenario para tomar parte del Segundo Concierto Paz sin Fronteras.

Desde el inigualable carisma de la puertorriqueña Olga Tañón y la distintiva voz de su coterráneo y amigo de Cuba Danny Rivera, hasta pasar por los Españoles Miguel Bosé, Víctor Manuel y Luis Eduardo Aute , el italiano Jovanotti y el ecuatoriano Juan Fernando Velasco. Y por supuesto la excelente interpretación de Juanes y los temas más populares de su repertorio.

A ellos se sumaron los cubanos Amaury Pérez, Carlos Varela, X Alfonso y su banda con la participación de sus padres y hermana, todos músicos de reconocido prestigio. Estuvieron también los Orishas, la banda cubano-venezolana Cucu Diamantes & Hierbabuena a los que se unieron Ogguere y Yoruba Andabo, además de Silvio Rodríguez junto a otros trovadores y la orquesta los Van Van. Cada uno con su estilo y su canto a la paz, que fue coreado y aplaudido por todos los presentes.

Más de un millón de cubanos, según se difundiera durante el concierto, banderas de diferentes países y el reto a ser cada día mejores personas. Sin dudas un concierto que ya es historia por su belleza, su trascendencia, pero sobre todas las cosas por su contenido humanista. Un llamado desde Cuba al mundo a la paz.

Y una vez más la cultura, esa palabra que encierra en sí tantos valores universales, se impone para llamar a la reflexión colectiva de la necesidad de vivir en armonía. Cantos, bailes, palmadas, coros y acordes se hicieron eco de sentimientos nobles y corazones llenos de amor.

3938856766_d5491bfabd_m

Concierto Paz sin fronteras en Cuba ¿por qué no?

Un concierto a favor de la paz mundial y Cuba como protagonista. Un llamado a la tolerancia, al respeto, a la camaradería. Estas son ideas que los cubanos, los comunistas cubanos comprendemos bien. Y estoy segura que responderemos al reto a la altura de nuestras convicciones.

No mellan en nosotros las palabrerías absurdas de esos, los de allá, que se dicen defensores de la democracia y no comprenden que la cultura es un derecho universal, sin importar en que lugar del mundo vivamos, ni que bandera defendemos.

Por el contrario los de acá se mantienen serenos, expectantes y firmes. Estoy segura que ya muchos tienen preparada su gorra y su botella de agua para el gran acontecimiento. Niños, jóvenes, adultos y hasta personas de la tercera edad se alistan para dar el merecido aplauso a los visitantes y a su canto a la Paz.

No será necesario llevar pancartas ni consignas, porque las ideas estarán en la mente y en los corazones. Y estará Martí cerca de su pueblo y estará Che Guevara y toda la fuerza de Maceo, como dice un refrán popular “gústele a quien le guste y pésele a quien le pese”.

Mientras tanto el mundo será testigo de un concierto Paz sin Fronteras, que hará historia a pesar de la gritería, los martillazos y la ignorancia de los que han tratado de boicotear este momento.

Y no serán miles los cubanos que acompañarán a Juanes, a Miguel y a Silvio, seremos millones, porque los que no estemos en la Plaza de la Revolución, lo disfrutaremos desde casa, en familia y en Paz.
3934350757_b355d17f34_m

Juan Almeida Bosque: presente en la memoria de los cubanos

Son muchas las memorias que atesoran los cubanos del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque. Compañeros de luchas, amigos entrañables, hombres y mujeres que tuvieron la oportunidad de estrechar su mano a su paso por alguna calle de esta su patria querida.

Pero existen otros como yo que lo conocieron a través de una clase de Historia de Cuba o de las líneas de un libro salido de sus propias manos. Anécdotas igual de conmovedoras e inolvidables. Y es por ello que hoy me decido a compartir la historia de cómo conocí realmente a Almeida como familiarmente le llamaran los cubanos.

No recuerdo por que vía llegó a mis manos, solo tengo la certeza de que apenas rebasaba yo los 10 u 11 años, y se desarrollaba en mí la sed insaciable de leer. Esa afición cautivadora que todavía no conocía de géneros ni de autores preferidos.

Un pequeño libro, a primera vista fácil de leer y curiosamente escrito por un personaje de la historia de mi país al que ya admiraba por sus hazañas. Fue entonces cuando de un tirón y como a quien se le acaba el tiempo comencé a leer EXILIO. Su autor: Juan Almeida Bosque.

De pronto aquel personaje histórico, tan lejano hasta la fecha, se me presentaba como un joven humilde, sencillo y amante de todo lo bello. Llegaban a mi, vivencias de los días posteriores al asalto al Cuartel Moncada, la difícil situación de los revolucionarios, la fortaleza de la familia cubana y la inminente necesidad de continuar la lucha hasta la victoria definitiva. Pero también conocí al hombre enamorado, al trabajador manual, al amigo leal. El autor se muestra ya sus dotes y sensibilidad artística.

La narración amena nos traslada a los días del forzoso alejamiento de la tierra querida y la necesidad de reorganizar la lucha, los días vividos en México y la preparación de los jóvenes cubanos. Es fácil percibir a través de estas líneas cómo se hacía cada vez más fuerte la convicción de luchar hasta vencer o morir.

Nos llegan también pasajes de la historia y la cultura de la nación que los acogió en aquellos difíciles momentos. La bondad de su gente y la belleza de sus mujeres. Esas que cautivaron a no pocos de los revolucionarios en plena juventud. Conozco a Guadalupe y a una de las más bellas historias de amor que hayan sido contadas. Amor platónico, carnal, imposible. Amor que es patria, es admiración, es compromiso.

Y es así como entre las notas del Himno Nacional y la Marcha del 26 de julio, llega a mí la emoción y la fuerza de aquellos jóvenes que como Juan Almeida Bosque partía desde México a bordo del Yate Granma, decididos a ser héroes o mártires. Historias que me llevaron a interesarme en la vida y obra de un cubano de talla universal, salido de las entrañas el pueblo y que continuará por siempre recordando a las generaciones presentes y futuras que AQUÍ NO SE RINDE NADIE.
juan-almeida-bosque-pq